Un Jardín para una granja.

Hacienda. Sevilla

Buscando el lado más silvestre del campo sin lazos ni manicuras este jardín contaba ya con su naranjal y una estructura de setos de mirto. Su entrada, sus parterres estaban vacíos. No se busca la ornamentación excesiva y si un mantenimiento ajustado.Flores silvestres, iris, rosas, lavandas y muchas más se plantan para formar un jardín para una granja.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lugar

Bormujos. Sevilla

Fotografía

Marta Puig de la Bellacasa