De palmeras hablamos | Madrid

Este jardín se proyectó pensando en su dueño, oriundo de Málaga y sin palmeras no podía haber jardín. Cerca de la piscina se plantaron varios grupos grandes de densos palmitos (Chamaerops humilis), coronado con un grupo de Washingtonia. La parte de atrás, retoma el carácter del norte, él de su dueña con las hortensias formando una gran masa y grandes bambúes que darán más privacidad y vistas desde el interior.

La entrada se remate con una jardinera blanca, rebosante de Equiseto de Invierno, alto y espigado. En la zona de estar un suelo de piedra natural hace de transición entre el jardín y el pavimento de la casa, con sus juntas plantadas de tapizantes.

UBICACIÓN

Fuente del Fresno, Madrid

SUPERFICIE

500m2

CLIENTE

Privado

AÑO

2020

ARQUITECTO

N/D

FOTOGRAFÍA

Marta Puig de la Bellacasa

VER MÁS PROYECTOS