Olivo por aquí, olivo por allá

Trasplantar un olivo centenario -ahora lo son muchos lo sé- no es difícil por aquello de que son supervivientes natos. Pero hay que verlo para creerlo. El crujido de sus ramas cuando vuelca para tocar suelo y el zarandeo muestra la dureza de este árbol. Así se hizo.