Un millón de cosmos

En un Hacienda en Sevilla sembré Cosmos debajo de un naranjal. La época era la peor, Junio. Todo iba en mi contra. Pero el resultado… El resultado fue, un mar de flores. Una preciosa escena de tintineantes flores que fácil te llegaban a la nuca.